La batalla de Dunkerque.

la-huida-de-dunkerque A los inicios de la Segunda Guerra Mundial, nos encontramos con este episodio de evacuación que consistió en la huida del ejército inglés y francés a través del canal de la Mancha, mientras estaba perseguido por los alemanes.

El ejército nazi rodeó a los franceses en la línea Maguinot les hicieron huir continuamente, incluso cuando recibieron ayuda de los ingleses.

Estos, en vista de la soberana paliza que recibieron de los alemanes, prepararon la evacuación de los ejércitos (tanto ingleses como franceses), por el canal de la Mancha.

En Dunkerque se pudo haber machacado a los ingleses. Pero, sin embargo, Hitler permitió una huida escalonada. No se sabe muy bien la razón, de que aflojaran en el último momento, se cree que Hitler, que pretendía invadir la isla, no quería cabrearles demasiado, para que luego se rindieran con facilidad. Pero dio con la tozudez de Churchill.

También se produjo una descoordinación entre la Luthwaffe  y la Wehrmacht que siempre andaban pisándose éxitos.

El desembarco  se realizó con todo tipo de embarcaciones, gracias a esto se  pudo llevar cabo esta masiva evacuación. Sin embargo, murió mucha gente por el ataque esporádico alemán. Ya que era como una feria, miles de soldados desarmados, sin control ni defensa se encontraban en filas interminables, esperando turno para ser evacuados. Los Stukas alemanes solo tenían que pasar sobrevolando y ametrallar al azar.

Se abandonan grandes cantidades de material y víveres. Las playas estaban totalmente atascadas de tanques, camiones aliados. Fue una bochornosa huida.

Operación Dinamo

dunkerque2

Es el nombre en clave que los Aliados dieron a la evacuación de las tropas francesas y británicas bloqueadas en Flandes, operación para la que hubo que movilizar a todas las naves disponibles en las zonas controladas por los Aliados en la región.

Los Aliados se encontraban cercados por las divisiones Panzer alemanas, pero cuando éstas estaban a punto de aniquilar a tan nutrido contingente, recibieron la orden de detener su imparable avance, algo del todo incomprensible. Hitler quería reservar sus tropas para el ataque a París y el 24 de mayo dio orden de detenerse a sus divisiones acorazadas, en contra de la opinión del comandante en jefe del Ejército, el coronel general Walther von Brauchitsch. O quizá Hitler no quería someter a tan excesivo castigo a los británicos por si necesitaba emprender alguna negociación de paz. En cualquier caso, los sorprendidos aliados reagruparon sus fuerzas y se retiraron hacia la ciudad portuaria flamenca de Dunkerque. El 27 de mayo se inició la Operación Dinamo para evacuar a las tropas aliadas de Flandes hacia Gran Bretaña. La operación se saldó con gran éxito, pues fueron rescatados hasta 338000 soldados, trasladados al otro lado del Canal de la Mancha en todo aquello pudiese flotar sobre el mar: destructores, remolcadores, barcos de pesca y yates. Los soldados ingleses y franceses esperaron pacientemente en las playas de Dunkerque ser embarcados, por lo que se formaron grandes colas. Para aliviar la carga, dejaron abandonado parte de su equipo, como los cascos militares.

Cuando los alemanes fueron conscientes por fin de la gigantesca evacuación, Hitler anuló de inmediato la orden de detenerse a sus divisiones, y dio comienzo la batalla de Dunkerque. Los soldados aliados que todavía quedaban en la zona sufrieron el fuego de los aviones alemanes, quienes causaron un gran número de bajas. Unos 40000 aliados, en su mayoría franceses, cayeron prisioneros. Con la conquista de Dunkerque finalizó la primera parte de la ofensiva alemana en el frente occidental. En menos de un mes, la Wehrmacht había alcanzado sus objetivos iniciales, sin graves pérdidas gracias a una minuciosa planificación táctica y estratégica.