El Oro de Mefisto

Excelente relato de Eric Frattini. Explica que pasó con el oro que los nazis saquearon en la guerra y que depositaron en las cuentas corrientes Suizas. Este capital luego valió para preparar la huida de muchos de estos jerarcas. Con la ayuda, muchas veces de la Iglesia Católica. Misterios de las cajas hundidas en el lago Toplitz. Incógnitas de la organización Odessa.

¡Cuidado con las traducciones!

El problema de Japón y las traducciones. El futuro de Japón estuvo en manos de un traductor. En la Segunda Guerra Mundial después de la conferencia de Postdam, cuando los aliados se estaban repartiendo el mundo, enviaron un ultimátum a los japoneses con unas condiciones de rendición  aceptables. Pero como no habían recibido la notificación oficial del ultimátum, el primer ministro Kantaro Suzuqui dijo que se mantenían en situación de mokusatsu, palabra con dos acepciones: desconocer o no hacer ningún comentario. El traductor lo tomó como que no se daban por enterados del ultimátum. La prensa americana dijo que el gobierno nipón rechazó la oferta. Esto llevó a un endurecimiento Aliado contra el Japón, que entre otras cosas condujo al lanzamiento de las dos bombas atómicas. Cuidadin con lo que se dice, traduce…

Richard Strauss, Metamorphosen.

Richard Strauss, compositor alemán y autor de celebérrimas obras como Also sprach Zarathustra (Así habló Zaratrusta), Der Rosenkavalier (El Caballero de la Rosa), Elektra o Salomé fue presidente de la Reichsmusikkammer a petición del Ministro de Propaganda Joseph Goebbels.

El final de la Segunda Guerra Mundial supuso para Richard Strauss una auténtica tragedia personal. Alemania estaba desolada y su ciudad natal, Munich, no era más que un montón de escombros. A ello hay que añadir que todos los escenarios y orquesta alemanas y austriacas fueron arrasados por los bombardeos de los aliados : los teatros de ópera de Munich, Viena, Dresde o Berlín ya no existían, y todavía pasarían muchos años hasta que esos edificios y sis orquestas pudiesen renacer.

Como tributo a todo ello, Strauss compuso las Metamorfosis, una partitura profunda, bella y trágica, con la que pretendía reflejar la angustia y desolación que tanta ruina y desolación le provocaron. Pocos meses más tarde, Strauss moriría en su residencia de Garmisch – Partenkirchen.

El Falsificador de Pasaportes

Libro basado en una historia real de Cioma Schönhaus, judío que gracias a su habilidad como dibujante pudo sobrevivir en la Alemania Nazi, teniendo una vida llena de peripecias increíbles. Un testimonio mas de aquella época y de la persecución de la Gestapo. Sus falsificaciones le sirvieron para salvar la vida de muchos compatriotas judíos y la suya propia.

¿Como lo consiguió?

La oratoria de Hitler¿Cómo fue posible que Hitler engatusara a una nación entera y llevará a millones de personas a la muerte?.

Porque, es cierto, que siempre hay fanáticos que siguen a cualquier mesías que dice lo que uno quiere oír. Pero este caso es distinto. Para explicar mejor lo que quiero decir, voy a transcribir lo que escribe Albert Speer, arquitecto del Reich y uno de sus pocos amigos de verdad. Esto lo escribió en sus memorias antes de conocer a Hitler. «… Pero aquel día se presentó con un traje azul de buen corte, demostrando una llamativa corrección burguesa; todo esto subrayaba la impresión de que era un hombre capaz de adaptarse a cualquier ambiente que le rodeara.

Con aire de rechazo, intentó acabar con aquellas ovaciones, que duraron largos minutos. Después cuando comenzó a hablar en voz baja, vacilante y con cierta timidez, no precisamente pronunciando un discurso sino exponiendo una especie de conferencia histórica, este hombre despertó en mí algo que me gano para él; tanto más cuanto que todo era completamente contrario a lo que yo había esperado en razón de la propaganda hecha por el enemigo: un demagogo frenético, un fanático vociferador y gesticulante vestido de uniforme. Tampoco los estruendosos aplausos hicieron abandonar su tono doctoral.

Su ironía estaba atenuada por un humor del que tenía conciencia. La timidez inicial de Hitler no tardo en desaparecer alzaba veces el tono de su voz y hablaba con energía y sugestiva fuerza de convicción. Esta impresión era mucho más profunda que el discurso en sí, del cual no me quedo gran cosa grabada en la memoria.

Además, me encontré arrastrado también por el entusiasmo que, de frase en frase, llevaba en volandas al orador, podría decirse que de una manera física.

Al final de su exposición, Hitler no parecía hablar ya para convencernos; más bien parecía estar convencido de expresar lo que esperaba yo de él.

«… Lo que de él esperaba el público convertido en masa. Y, como si se tratara de la cosa más lógica del mundo, llevar por donde se quisiera a los estudiantes y una parte del profesorado de las universidades más grandes de Alemania. Y eso que en esta ocasión no era todavía el soberano absoluto, acorazado contra toda crítica, sino que se encontraba expuesto a ataques procedentes de todos lados.»

Una oratoria brillante entra en sintonía con los cerebros del auditorio y puede producir la magia de la obnubilación.

¿Es esta la razón que hizo que Hitler se hiciera con el poder?. No. Como siempre, fueron muchos los factores que entraron en juego. Pero indudablemente tuvo una importancia vital para arrastrar al pueblo alemán.

¿Ha ocurrido esto con los grandes dictadores de la humanidad? No.

Si analizamos algunos. Stalin consiguió hacerse con el poder medrando dentro del partido y eliminado a sus competidores.

Napoleón lo logró ganando batallas. César y Augusto de la misma manera. De la misma forma Alejandro Magno, Ghengis Kahn, etc…Hitler fue distinto.

Las proposiciones de Röhm

Las proposiciones de Röhm. Ernst Röhm, jefe de las SA
Ernst Röhm, jefe de las SA

Uno de los momentos de mayor importancia en todo el proceso de formación del Estado nacionalsocialista fue la «noche de los cuchillos largos». ¿Qué motivó esta terrible depuración?. Pues el pensamiento y las proposiciones de Röhm, inaceptables para Hitler y el resto de su camarilla.

Estamos acostumbrados a oír hablar de las purgas de Stalin y de Mao. Los nazis no se caracterizaron por este tipo de actuaciones, excepto en esta ocasión. En los inicios del partido Ernest Röhm era compañero de Hitler, con quien luchó codo a codo para ganar adeptos. Röhm se encargó de grupo paramilitar de las camisas pardas, las SA (Sección de Asalto), con la intención de que sustituyeran al ejército alemán. Pero Röhm también era el ala izquierda del partido, y quien introdujo en sus filas a numerosos parados y marginados de aquel momento.

Himmler y Goering observaron que el poder de Röhm era muy grande ya que manejaba un colectivo de casi un millón de hombres armados que le eran fieles. Hitler vio peligrar su supremacía y aconsejado por el resto decidió acabar matando a los cabecillas de las camisas pardas.

El 30 de junio de 1934 las SS entraron en las habitaciones donde dormían muchos de los oficiales de este ejército pardo, matándoles sin piedad. A Röhm fue el propio Hitler el que fue a detenerle. Después algunos oficiales de las SS le entregaron una pistola para que se suicidase, cosa que no hizo. Entonces ellos dispararon contra él. También en esa purga se mató a Schleicher, el anterior canciller alemán. Y a Gregor Strasser, fundador del partido nazi.

¿Qué es lo que Röhm le echaba en cara a Hitler?

1.- haber traicionado el espíritu revolucionario que llevó el partido al poder.

2.- haber hecho promesas de seguridad a los grandes capitales. (Nada de subidas de sueldo, nada de huelgas)

3.- haberse asociado con el estado Mayor Alemán, permitiendo un ejército de clase.

¿Qué propuso Röhm?

1.- Una segunda revolución, apoyada por millones de SA.

2.- Socialización de la economía y de los medios de producción.

3.- Eliminación del gran capital.

4.- Desaparición de los latifundios.

5.- Disolución del estado Mayor.

6.- Creación, tomando como base las SA, de un ejército popular, semejante en casi todo al ejército rojo de Trosky.

Hitler no podía aceptar estas premisas claramente bolcheviques.

Código de los Rehenes

Código de los rehenes. Un gendarme francés saluda a un oficial alemán en ParísLos alemanes en la conquista de los países ocupados tenían un sistema cruel, pero infalible, para evitar atentados contra miembros del ejército de ocupación. Era el llamado “código de los rehenes”, por el cual se consideraba rehenes a todas aquellas personas detenidas por cualquier causa: pertenencia a grupos anarquistas, comunistas, etc…

Los rehenes podían ser fusilados si se producía un atentado contra los miembros del ejército alemán, despreciando el artículo 50 del Convenio de la Haya que prohíbe la toma de rehenes.

Esta brutal medida se endureció todavía más en 1942 con la publicación del siguiente aviso:

“Los familiares varones más próximos, hermanos políticos y primos de los agitadores, que hayan cumplido los dieciocho años serán fusilados”

“Todas las mujeres unidas a los culpables por los mismos grados de parentesco, serán condenadas a trabajos forzados”

“Los hijos de todas las personas arriba mencionadas, menores de dieciocho años, serán ingresados en una casa de corrección”

Esta medida fue sobre todo ejercida en la Francia ocupada. Eliminó de una manera eficaz cualquier conato de atentado.

Berlin La caída: 1945

«Berlin La caída: 1945» es un excelente libro del autor de «Stalingrado». En él, Antony Beevor reconstruye la última batalla de la 2GM  y la estremecedora agonía del lll Reich. Beevor, historiador y militar, combina como nadie un extraordinario talento narrativo: la desesperación de Hitler, los deseos de venganza de Stalin, la impotencia de Guderian o la astucia de Zhukov, pero también la paradójica inocencia de unos niños jugando a la guerra con espadas de madera en mitad de sus casas destruidas por las bombas o el asco de las mujeres alemanas violadas por el ejército Rojo. Al mismo tiempo que fanáticos de la SS ejecutan al primero que ondee una bandera blanca.

El atentado de Bürgerbräukeller

Atentado de BürgerbräukellerEl atentado de Bürgerbräukeller tuvo lugar en Munich, pero fue fallido. Cerca de la frontera suiza, la Gestapo detuvo a un ebanista de Múnich, que tenía una postal de la famosa cervecería muniquesa con una X en el sitio donde fue puesta una bomba para matar a Hitler, mientras daba un mitin. Pero la explosión se produjo minutos después de que el Führer se fuera. Elser reconoció ser el autor del artefacto, y se jactó de haber inventado una espoleta retardada con una programación de 10 días. Fue internado en Dachau, aunque fue muy bien tratado. La espoleta tenía un cable para ser detonada a voluntad desde lejos. Esto hace sospechar de que esta operación fue un montaje de la Gestapo, como propaganda. Se explotó cuando ya habían salido. Himmler mandó matar a Elser en 1945 cuando quedaba poco para acabar la guerra. No había que dejar cabos sueltos.