Operación Nordpol

El cine nos ha hecho creer que el servicio secreto nazi era tonto y poco efectivo. Y que su homónimo inglés era todo lo contrario. Un dechado de precisión e inteligencia. Nada más lejos de la realidad. Hay múltiples ejemplos que lo demuestran.
Los ingleses estaban convencidos que tenían muchos espías en los Países Bajos ocupados, sobre todo radiotelegrafistas. La mayoría eran alemanes que transmitían datos falsos para confundir.
Los alemanes detuvieron a un radiotelegrafista inglés Lauwers y a sus colaboradores. Le obligaron a transmitir mensajes a Londres si no sería fusilado, él evidentemente accedió. Pero utilizó una clave secreta,previamente pactada, para que sus compañeros supieran que estaba apresado, (trastocar la letra 16).
Sin embargo, los ineficientes ingleses no se dieron cuenta de la advertencia. Siguieron mandando paracaidistas a suelo holandés que eran apresados al aterrizar.
Lauwers contestaba dando mensajes del éxito de las incursiones, ya que estaba siendo apuntado por las pistolas alemanas y los ingleses se lo creían, lanzando más infelices a ser detenidos.
Lauwers siguió mandando la clave, desesperadamente, ante el miedo de que sus propios compañeros le consideraran un traidor, no consiguió nada. Jamás se enteraron. Al final, todo se supo al acabar la guerra.
El Servicio secreto alemán siempre prefirió conseguir información antes que eliminar un grupo enemigo. La operación Nordpol se desbarató cuando dos prisioneros ingleses lograron escapar de la cárcel alemana. El S. Secreto Alemán envió mensajes diciendo que eran espías alemanes. Pero esta vez no coló.

El doble de Montgomery

El Mariscal Montgomery tuvo un doble, el teniente Clifton James, un actor que tenía un asombroso parecido.
El MI 5 Servicio secreto del ejército británico le descubrió y le formó. Durante un tiempo siguió a Monty para aprender sus gestos y su forma de hablar.
Su principal misión fue confundir a los alemanes en el desembarco de Normandía.
Mientras el auténtico preparaba la invasión en las costas inglesas, el falso viajaba a Gibraltar. De allí volvería a las costas africanas para preparar la invasión por el sur de Europa.
En Gibraltar fue recibido con bombo y platillo por Sir Ralph Eastwood viejo amigo del general. Hasta que no llegaron a la intimidad de su despacho no le dijo. “Lo veo y no lo creo, ¡Si es usted el mismísimo Montgomery”
El contraespionaje alemán envió dos espías a entrevistarse con Monty haciéndose pasar por empresarios españoles. Estos afirmaron al alto estado Mayor de que el general se encontraba al sur con idea de planificar la invasión. El objetivo fue conseguir distraer la atención Alemana.
De allí se fue a Argel, siguiendo con la treta. Recepciones oficiales, guardias de honor, tropas jubilosas.
Cuando se produjo el día D el actor, el teniente Clifford volvió a su puesto en el anonimato y posteriormente al acabar la guerra en el proceso de Nuremberg se enteró que los alemanes habían planeado matarle en España.

El primer amor de Hitler

Adolf Hitler tuvo un amor, posiblemente el más pasional y torturado de su vida. Su sobrina Geli Raubal hija de su hermanastra. Mujer joven, de un atractivo pelo negro. De comportamiento alocado y sobre la que no se tiene certeza de que hayan existido relaciones sexuales. Sin embargo ambas partes reconocían su amor. Aunque Hitler siempre argumentó su exclusividad a la política lo que le limitaba su posibilidad de tener una vida amorosa normal.
Tío Alf, como le llamaba Geli. Le proporcionó una vivienda con todo tipo de comodidades, una jaula de oro. Pero vigilaba celosamente cualquier relación de Geli con el exterior, sobre todo con hombres. En esta inestable situación la pareja vivía junta y salían frecuentemente a cualquier evento en el que Tío Alf exhibía orgulloso la exuberante belleza de su sobrina.
Sin embargo, su relación estaba salpicada de frecuentes peleas. Esta joven de 23 años después de una acalorada discusión se suicidó con la propia pistola de Hitler. Este lloró su muerte pero esto no entorpeció la escalada del político que estaba en un momento álgido. Más adelante el partido escondió esta relación. Esto dio pie a múltiples interpretaciones de este tortuoso amor. Pero no existe certeza de casi nada.

Las Motas espías.

El espionaje nazi inventó un curioso procedimiento de transmisión de mensajes a través de motas en sus cartas. Los espías mandaban todo tipo de misivas en las que había unas diminutas motas (del tamaño de un punto) que eran fotografías de material de espionaje.
El invento lo realizó el profesor Zapp, de la Universidad de Dresden. Consistía en una hoja de papel que era fotografiada por una cámara y reducida al tamaño de un sello. Luego era otra vez fotografiada por un microscopio invertido a 200 aumentos. Posteriormente se fijaba sobre un cristal y se extraía con colodión. Resultado: una Mota de polvo que se adhiera a una carta.
El que lo quería leer necesitaba un estéreo Microscopio de 200 aumentos.
Los americanos descubrieron el sistema pero era muy difícil saber qué cartas tienen motas espías.
Los alemanes fabricaron una pequeña máquina que hacía las micromotas. Que distribuyeron entre sus espías en USA.
Se sabe que hubo miles de estas cartas con información de las que jamás se supo nada. Todo un éxito del espionaje alemán.

La importancia de Gibraltar

En 1944 el general Jodl (alemán) no se cansaba de repetir que si los españoles hubiesen atacado Gibraltar, Rommel hubiera sido capaz de dominar toda el África del norte, en cuyo caso Gran Bretaña se hubiera visto obligada al final a cooperar con nosotros y se hubiera “salvado” Europa.
Muchos dirigentes nazis le echaron en cara a Hitler no saber dominar a Franco en Hendaya.
Nadie se podía imaginar que el tratado de Utrecht fuera una de las causas para que ganaran los Aliados la 2ªGM.
Como se puede deducir el peñón es de una importancia estratégica vital y Inglaterra jamás cederá su dominio.

Complot para secuestrar al duque de Windsor.

Ribbentrop planificó con el apoyo de Hitler un golpe de efecto contra Inglaterra secuestrando al Duque de Windsor y a su esposa Sally Simpson. El Duque simpatizaba con los nazis y podía ser una baza para parar la guerra contra Inglaterra. Se le encargó a Walter Shellenberg jefe de los servicios secretos alemanes. Querían aprovechar la visita que él Duque realizaba a Lisboa cuando fue nombrado Gobernador de las Bahamas. Este puesto fue concedido en un intento del gobierno británico de alejarlo de la corte. Los nazis, aprovechando que el Duque se encontraba molesto con sus compatriotas, pretendían llevarlo a Alemania “a la fuerza” si fuera necesario, para negociar con él su vuelta al trono a cambio de la unión o rendición de Inglaterra.
El servicio secreto Británico descubrió el complot y embarcó a toda prisa al Duque para no dar posibilidad a este hecho.

El caso Sosnovsky

Coronel Sosnovsky
Antes de la invasión a Polonia, el coronel Sosnovsky, polaco, hombre muy atractivo, sedujo a la señorita Renate Von Natzmer secretaria del jefe del estado mayor alemán. Simultáneamente también lió a Benita VonFankelhaynd secretaria en el mando supremo del ejército alemán. Los tres frecuentaban restaurantes de lujo y eran las dos obsequiadas con costosos regalos. Aunque las juergas eran seguidas por los tres, las dos damas no sospechaban el juego doble del seductor. El les contó, en sus noches de amor, que era agente espía de ejército polaco, pero que estaba cayendo en desgracia ya que no aportaba nada.
Apenadas las dos quisieron ayudarle. Las amigas descubrieron el juego amoroso doble del seductor, y después del ataque de celos inicial Sosnovsky consiguió que las dos, con el fin de conseguir sus favores sexuales espiaran para él.
La información transmitida por este agente, era tan abundante que el ejército polaco desconfió de ella y pensaba que era falsa. Entonces Sosnovsky vendió parte de este trabajo al servicio secreto británico.
Este espía obtuvo grandes sumas de dinero por esta valiosa información. Que repartía por sus dos amantes a las que prometió matrimonio.
El cambio en la lujosa ropa de las dos secretarias hizo sospechar a los servicios secretos alemanes, que descubrieron el pastel. Deteniendo a las dos mujeres y ejecutándolas por alta traición. Sosnovsky sedujo a otras damas alemanas, una de ellas la actriz Maria Kruse que fue llamada a interrogatorio de la Gestapo y rápidamente se convirtió en su delator. Por fin fue detenido Sosnovsky pero se libró de ser fusilado al ser intercambiado con el gobierno polaco por soldados alemanes. Luego los polacos le detuvieron por sospechas de traición. Cuando iba a demostrar su inocencia, estalló la guerra.
El alto Estado Mayor Alemán tuvo que cambiar los planes para la invasión de Polonia.

Las matemáticas y la guerra

Los ingleses en la 2GM idearon una curiosa fórmula matemática para saber el número de aviones que tenía el enemigo. Los alemanes se caracterizan por ser profesionales muy organizados. Por esta causa las ruedas de los aviones tenían un número de serie correlativo que además estaba unido a la fecha de fabricación. Los ingleses obtuvieron un número “n” de ruedas de aviones derribados y atrapados. Con esta cantidad aplicaron la fórmula y les dio un número aproximado de aviones que se podían haber fabricado. A mayor cantidad de muestra mayor era la exactitud de este número y conociendo la fabricación de varios meses podrían saber la de los meses desconocidos. Y por tanto restando los aviones derribados se conocería los aviones de los que disponía el enemigo.

El Síndrome de Asperger

El médico Asperger fue mundialmente conocido por el síndrome que lleva su nombre. Sus estudios sobre el autismo infantil fueron importantes para esclarecer los misterios de esta compleja enfermedad. Lo que no se sabe es que Hans Asperger era un convencido nazi. Cerca de 800 niños murieron en su programa de eutanasia infantil. Este médico fue un activo promotor de la esterilización obligatoria y eutanasia. Como dice Javier Jiménez «Asperger no será, seguramente, el último caso que nos sitúen ante el espinoso problema de que los encontronazos entre la ciencia y la ética, estos han sido una constante en la investigación biomédica.»

Bella Chiao

La interesante serie de tv «La casa de papel» nos recuerda una canción que fue recogida como himno de los Partisanos italianos en la resistencia que se produjo cuando Italia entró en la Segunda Guerra Mundial. La famosa Bella Chiao. Esta canción relata cómo un joven se levanta por la mañana y se encuentra al «invasor». En este caso como es un partisano antifascista, el invasor eran los alemanes, sobre todo de las SS. Se usó mucho en la época de la primera caída de Mussolini. Cuando se creó la República de Saló.
Lo curioso es que la canción es mucho más antigua. Está viene de un canto popular entre las trabajadoras de los campos de arroz del valle del río Po. También fue usada en el mayo del 68, como himno revolucionario. Parece ser que en realidad es una balada judía. Lo cierto es que es muy pegadiza y eso ayuda a ser escogido por cualquier grupo.