El doble de Montgomery

El Mariscal Montgomery tuvo un doble, el teniente Clifton James, un actor que tenía un asombroso parecido.
El MI 5 Servicio secreto del ejército británico le descubrió y le formó. Durante un tiempo siguió a Monty para aprender sus gestos y su forma de hablar.
Su principal misión fue confundir a los alemanes en el desembarco de Normandía.
Mientras el auténtico preparaba la invasión en las costas inglesas, el falso viajaba a Gibraltar. De allí volvería a las costas africanas para preparar la invasión por el sur de Europa.
En Gibraltar fue recibido con bombo y platillo por Sir Ralph Eastwood viejo amigo del general. Hasta que no llegaron a la intimidad de su despacho no le dijo. “Lo veo y no lo creo, ¡Si es usted el mismísimo Montgomery”
El contraespionaje alemán envió dos espías a entrevistarse con Monty haciéndose pasar por empresarios españoles. Estos afirmaron al alto estado Mayor de que el general se encontraba al sur con idea de planificar la invasión. El objetivo fue conseguir distraer la atención Alemana.
De allí se fue a Argel, siguiendo con la treta. Recepciones oficiales, guardias de honor, tropas jubilosas.
Cuando se produjo el día D el actor, el teniente Clifford volvió a su puesto en el anonimato y posteriormente al acabar la guerra en el proceso de Nuremberg se enteró que los alemanes habían planeado matarle en España.

El primer amor de Hitler

Adolf Hitler tuvo un amor, posiblemente el más pasional y torturado de su vida. Su sobrina Geli Raubal hija de su hermanastra. Mujer joven, de un atractivo pelo negro. De comportamiento alocado y sobre la que no se tiene certeza de que hayan existido relaciones sexuales. Sin embargo ambas partes reconocían su amor. Aunque Hitler siempre argumentó su exclusividad a la política lo que le limitaba su posibilidad de tener una vida amorosa normal.
Tío Alf, como le llamaba Geli. Le proporcionó una vivienda con todo tipo de comodidades, una jaula de oro. Pero vigilaba celosamente cualquier relación de Geli con el exterior, sobre todo con hombres. En esta inestable situación la pareja vivía junta y salían frecuentemente a cualquier evento en el que Tío Alf exhibía orgulloso la exuberante belleza de su sobrina.
Sin embargo, su relación estaba salpicada de frecuentes peleas. Esta joven de 23 años después de una acalorada discusión se suicidó con la propia pistola de Hitler. Este lloró su muerte pero esto no entorpeció la escalada del político que estaba en un momento álgido. Más adelante el partido escondió esta relación. Esto dio pie a múltiples interpretaciones de este tortuoso amor. Pero no existe certeza de casi nada.

Las Motas espías.

El espionaje nazi inventó un curioso procedimiento de transmisión de mensajes a través de motas en sus cartas. Los espías mandaban todo tipo de misivas en las que había unas diminutas motas (del tamaño de un punto) que eran fotografías de material de espionaje.
El invento lo realizó el profesor Zapp, de la Universidad de Dresden. Consistía en una hoja de papel que era fotografiada por una cámara y reducida al tamaño de un sello. Luego era otra vez fotografiada por un microscopio invertido a 200 aumentos. Posteriormente se fijaba sobre un cristal y se extraía con colodión. Resultado: una Mota de polvo que se adhiera a una carta.
El que lo quería leer necesitaba un estéreo Microscopio de 200 aumentos.
Los americanos descubrieron el sistema pero era muy difícil saber qué cartas tienen motas espías.
Los alemanes fabricaron una pequeña máquina que hacía las micromotas. Que distribuyeron entre sus espías en USA.
Se sabe que hubo miles de estas cartas con información de las que jamás se supo nada. Todo un éxito del espionaje alemán.