La muerte del actor Leslie Howard

Cartel de Pimpinela Escarlata
Cartel de Pimpinela Escarlata en España, protagonizada por Leslie Howard

Leslie Howard Stainer, célebre actor británico, nació en Londres en 1893, en el seno de una familia de origen húngaro. Combatió en el Ejército británico durante la Primera Guerra Mundial, durante la cual, y fruto de la tensión del combate, tuvo problemas de salud mental. Los médicos le recomendaron que para superar sus problemas físicos, se dedicase a la interpretación, que es lo que Howard hizo. Y con gran éxito, desde luego.

Así, al finalizar la Gran Guerra trabajó como actor de teatro en Londres, alcanzando un gran éxito de público y crítica, lo que le llevó a coquetear con el cine mudo británico. Pero fueron los norteamericanos los que terminaron tentándole para que fuese a actuar a Broadway, el corazón artístico de Nueva York. De ahí a Hollywood sólo había un paso. En 1930 interpretó el papel protagonista de la película «Outward Bound». En 1935, llegaron «La Pimpinela Escarlata», en 1938, «Pigmalión» y por fin en 1939, la monumental «Lo que el viento se llevó».

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Howard puso su experiencia al servicio del espionaje británico, cuyos mandos consideraron que el prestigioso y maduro actor podía colaborar perfectamente en el esfuerzo aliado por ganar la guerra, impartiendo conferencias por todo el mundo. Además lanzó consignas antinazis a través de la radio y protagonizó algunas películas de propaganda de guerra.

El 1 de junio de 1943, Howard embarcó en Lisboa en un avión bimotor Douglas DC-3, rumbo al aeródromo inglés de Whitchurch. El trayecto era arriesgado, a pesar del carácter civil del avión y de su color azul celeste, que indicaba claramente que no era un avión de combate, algo que en circunstancias normales hubiese alejado a los aviones de la Luftwaffe, pues le hubiesen dejado continuar viaje. Sin embargo ese día no fue así, y una formación de aviones de combate alemanes Junkers Ju 88 sobrevolaban el Golfo de Vizcaya para proteger la ruta de los submarinos germanos con base en las costas francesas. Los pilotos alemanes tuvieron que ver por fuerza el distintivo civil del avión en el que viajaba Howard, y aún así atacaron sin piedad al indefenso Douglas, que cayó derribado al mar sin remisión.

Wilfrid Israel
Wilfrid Israel, empresario judío exiliado en Londres

¿Por qué atacaron los aviones alemanes a un avión civil? Lo que es evidente es que el ataque acabó con la vida de todos los pasajeros, Leslie Howard incluido. Hay varias hipótesis. Puede que los pilotos nazis no advirtieran que tenían ante ellos un aparato comercial, sino un avión de combate, hipótesis altamente improbable, pues las condiciones de visibilidad ese día eran excelentes. Otra versión sobre el hecho asegura que entre el pasaje viajaba Wifrid Israel, influyente judío alemán exiliado en Londres, donde había creado una organización de acogida a refugiados de sus mismas creencias, y que como él, habían logrado escapar del régimen nazi. Además Israel trataba de atraer a científicos judíos a la causa aliada, por lo que los servicios secretos nazis le tenían en su lista negra, y sabían de su presencia en aquel viaje fatídico. Igualmente es posible que estos mismos espías, muy activos en la neutral Lisboa, tuviesen fichado al propio Howard, especialmente odiado por el temible ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels, a causa de la influencia del actor sobre la opinión pública aliada y su fuerte compromiso antinazi.

Winston Churchill, el primer ministro británico, aseguró en sus memorias que entre los pasajeros del Douglas había un hombre físicamente parecido a él mismo, lo que pudo confundir a algún espía alemán poco avispado, que pensó que se trataba del propio Churchill y que la ocasiòn la pintaban calva. Posteriormente al derribo del avión, circuló un rumor que aseguraba que en él viajaba un «doble» de Churchill. Según esta enrevesada versión, los servicios secretos británicos decidieron que un doble del «premier» británico viajase en ese avión, a fin de despejar la ruta del aparato donde viajaba el verdadero Churchill, que se suponía que había visitado el norte de África y que debía volver a Gran Bretaña. Pero, ¿se pudo poner en peligro la vida de todos los pasajeros de un avión civil para proteger el viaje de Churchill? Pues no sabemos. Puede que sí, pues era un personaje imprescindible para el desarrollo de la guerra. No obstante, sólo sabríamos algo a ciencia cierta si la documentación de la Luftwaffe hubiese existido, pero el mariscal Goering, el máximo responsable de la Fuerza Aérea alemana, ordenó destruir todos los archivos de la misma poco antes de finalizar la guerra. Los demás testigos que pudieron haber arrojado algo de luz sobre este asunto, los tripulantes de los Junkers, no sobrevivieron a la contienda.

Así pues, lo único que podemos asegurar es que el avión en el que viajaba el afamado actor que interpretó a Ashley Wilkes en «Lo que el viento se llevó» fue derribado sobre el Atlántico el 1 de junio de 1943.

La Curiosa historia de Rudolf Hess

Rudolf Hess Lugarteniente de Hitler comenzó su historia en el año 1932 cuando fue nombrado director del partido. En el 33 pasó a ser Viceführer, Siendo el número tres del partido después de Goering.

Lugarteniente de HitlerSin embargo, parece ser que no era muy inteligente y el propio Hitler le excluyó de decisiones de trascendencia.

Con la influencia de Bormann, la influencia de Hess en el partido disminuyo. Y empezó a planificar un golpe de efecto que restituyera su anterior prestigio. Era amigo de Karl Haushofer un general conservador que junto con su hijo no eran partidarios de la guerra contra Inglaterra. Tras la caída de Francia, muchos nazis pensaron que era el momento de acabar la guerra y ofrecer la paz a Gran Bretaña. El mismo Hitler envió una oferta a Londres que fue rechazada por Churchill.

Animado por la sugerencia de los Haushofer, le sugirieron que se pusiera en contacto con el Duque de Hamiltón, miembro destacado de la aristocracia escocesa y de la cámara de los Lores. Sin embargo, los alemanes ignoraban que no tuviera buenos contactos con el Rey ni con el Gobierno inglés.

Al comenzar la Guerra, Hess pidió a Hitler permiso para alistarse en la Luftwaffe, que le fue negado. Incluso le prohibió volar, cosa que no cumplió y que hacía en secreto. Era amigo del profesor Messerschmitt y le gustaba probar varios modelos. Al parecer, Hess intentó llegar al Reino Unido, pues tras su aterrizaje en Escocia, el mismo reconoció que era su cuarto intento. El 10 de mayo de 1941 montó en un Messerschmitt Bf 110D y se dirigió hacia Inglaterra. Los historiadores cuentan que Hitler reaccionó violentamente ante la ocurrencia de Hess, pero su hijo afirma que el Fuhrer estaba al corriente de la operación. La Luftwaffe salió en persecución del ¨loco».

Hess llegó a la costa inglesa y siguió hasta Escocia, se empezó a quedar sin gasolina y volteo el avión para poder salir despedido con un paracaídas, la cola del avión le golpeó y perdió el conocimiento. Fue encontrado por David McLean un agricultor que vio estrellarse el avión y fue a socorrerle. Fue cuidado en su casa y habló perfectamente el inglés. No dijo quien era pero pidió que le llevaran a ver al Duque de Hamilltón, los soldados al ver que no estaba armado y además sonriente le preguntaron quién era, dijo que era Alfred Hauptmann en una misión especial. El Mayor Donald se dio cuenta de que era Hess y le trasladaron al cuartel general de Maryhill.

Al día siguiente, el Duque de Hamilltón llegó para ver, en privado, a Hess. Este intentó convencerlo de que Hitler quería acabar la guerra. Ese mismo día el Duque se puso en contacto con el secretario de Churchill que le concedió una entrevista. Churchill no creía lo que le contó, y al final lo consideró como una «aventura particular». Hamilltón volvió a entrevistarse con Hess y con Kirkpatrick, un experto en asuntos alemanes. Hess volvió a decirles que los alemanes habían ya ganado la guerra y que era el momento de pararla y dejar que los ingleses siguieran con sus colonias. Hess fue revisado por un psiquiatra y dijo, que aunque parezca lo contrario, no estaba loco. Churchil mandó a Eden que Hess debía de ser confinado y tratado como prisionero de guerra. Se le metió en la Torre de Londres y así empezó un cautiverio de 46 años. Al finalizar la guerra se le internó en la prisión especial de Spandau. En el año 86 ingresó en el Hospital por un problema degenerativo por la avanzada edad. Hubo un movimiento internacional para sacar a Hess de la cárcel pero la URSS se negó. El 17 de noviembre de 1987

La Infancia del Dr Goebbels

Goebbels niño
Goebbels niño

La niñez del hombre que formó el mito del Führer para el pueblo alemán, fue un tanto triste. A los 12 años contrajo la polio y quedó cojo para toda su vida. Perteneció a una familia de clase media baja. Era un brillante estudiante y sacó la carrera siendo el primero de su promoción. Sus padres, devotos católicos, quisieron que se ordenara sacerdote. Pero desatendiendo los consejos y las becas obtenidas de la fundación Alberto Magno prefirió la política y las chicas. Pese a su débil aspecto tenía un gran éxito en las relaciones debido a su simpatía y facilidad de palabra. Fue rechazado en el Ejército y esto le creo un gran desprecio por los generales. Escribió en su juventud varios libros, uno sobre la vida de Jesús. El más importante fue Michael, una especie de diario pomposo y fatuo de alguien que es todo, estudiante, Revolucionario, obrero… En este libro aparece el primer ataque a los judíos, afirmando que Cristo no podía ser de esa raza inferior, pero los historiadores piensan que estos párrafos fueron añadidos posteriormente, cuando ya era el artífice de la propaganda nazi.

Por qué Hitler invadió la URSS?

Tres frentes en la invasión de la URSS
Tres frentes en la invasión de la URSS

Tal vez sea la cuestión más debatida de toda la guerra. Fue una decisión personal, que arrastra a Alemania a una campaña de consecuencias imprevisibles. Hitler concebía su agresión como una cruzada antibolchevique, también considera a la URSS el enemigo natural y el terreno vital para su crecimiento expansionista.
El pacto germano-soviético solo fue un paréntesis para rearmarse.
Sin embargo, el principal móvil del ataque puede considerarse económico. La derrota relámpago de Francia sorprendió a Hitler sin un plan preciso. Solicita la paz con Inglaterra y no lo consigue. Se da cuenta que la guerra será larga. Y que va a necesitar petróleo y cereales. Estos están en la URSS. Los invadirá como paso previo para tener todo el continente e invadir Gran Bretaña.