Operación Nordpol

publicado en: Anécdotas e historia | 0

El cine nos ha hecho creer que el servicio secreto nazi era tonto y poco efectivo. Y que su homónimo inglés era todo lo contrario. Un dechado de precisión e inteligencia. Nada más lejos de la realidad. Hay múltiples ejemplos que lo demuestran.
Los ingleses estaban convencidos que tenían muchos espías en los Países Bajos ocupados, sobre todo radiotelegrafistas. La mayoría eran alemanes que transmitían datos falsos para confundir.
Los alemanes detuvieron a un radiotelegrafista inglés Lauwers y a sus colaboradores. Le obligaron a transmitir mensajes a Londres si no sería fusilado, él evidentemente accedió. Pero utilizó una clave secreta,previamente pactada, para que sus compañeros supieran que estaba apresado, (trastocar la letra 16).
Sin embargo, los ineficientes ingleses no se dieron cuenta de la advertencia. Siguieron mandando paracaidistas a suelo holandés que eran apresados al aterrizar.
Lauwers contestaba dando mensajes del éxito de las incursiones, ya que estaba siendo apuntado por las pistolas alemanas y los ingleses se lo creían, lanzando más infelices a ser detenidos.
Lauwers siguió mandando la clave, desesperadamente, ante el miedo de que sus propios compañeros le consideraran un traidor, no consiguió nada. Jamás se enteraron. Al final, todo se supo al acabar la guerra.
El Servicio secreto alemán siempre prefirió conseguir información antes que eliminar un grupo enemigo. La operación Nordpol se desbarató cuando dos prisioneros ingleses lograron escapar de la cárcel alemana. El S. Secreto Alemán envió mensajes diciendo que eran espías alemanes. Pero esta vez no coló.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *