La siniestra Unidad 731

publicado en: Anécdotas e historia | 0

Unidad 731 2

La Unidad 731 fue una instalación secreta del Ejército japonés en donde trabajaban unas 3000 personas dedicadas a investigar sobre armas químicas y biológicas. Y para investigar ensayaron sobre seres vivos. Estos investigadores japoneses fueron culpables de crímenes de guerra al probar sus productos sobre civiles chinos y prisioneros de guerra británicos y estadounidenses, principalmente, aunque también algún soviético fue objeto de sus oscuros experimentos. Sobre estos sujetos, la Unidad 731 probó sus gérmenes patógenos. Esparcieron la bacteria de la peste entre los habitantes de algunas ciudades chinas, e inocularon el tifus a miles de prisioneros chinos. A otros muchos los inocularon cólera, viruela, botulismo y otras enfermedades con el ánimo de probar nuevos fármacos en ellos.

Pero no solamente probaban con microorganismos, sino también con técnicas de congelación que aplicaron diligentemente a sus víctimas, a quienes también sometieron a pruebas de explosión de granadas a diversas distancias para comprobar sus efectos mortíferos. Otros “pacientes” fueron sometidos a vivisección y extirpación de órganos sin anestesia. En otros casos se les inyectó agua marina para comprobar si era posible sustituir la solución salina por ésta.

Durante muchos años después de acabada la guerra, los gobiernos japoneses negaron los crímenes perpetrados por la Unidad 731, hasta que en 2002 un tribunal japonés admitió por primera vez la existencia de este grupo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *