La “Rosa Blanca”, los estudiantes que plantaron cara a los nazis

publicado en: Personajes | 0

Dentro de la Alemania nazi, además de los grupos de auténtica ideología antifascista y miembros de la resistencia antinazi más o menos violenta, había personas que observando lo que ocurría a su alrededor, sentían la necesidad imperiosa de actuar, de hacer algo aunque no fuesen acciones violentas para las que no estaban preparadas psicológicamente. Entre estas personas se encuentra un grupo de jóvenes estudiantes de Munich integrados en un círculo intelectual inspirado por el profesor Kurt Huber, catedrático de Filosofía en la Universidad de Munich. Este grupo era conocido como la “Rosa Blanca”. La inspiración del movimiento, de carácter ético-religioso, se basaba en el odio visceral que despertaba en sus miembros la barbarie nazi contra el  pueblo alemán y otros pueblos. Estos jóvenes difundieron sus ideales en hojas de propaganda, algunas de las cuales incitaban a la rebelión contra el Estado nazi. Comenzaron en la resistencia pasiva para pasar después a llamar al sabotaje contra la guerra en curso y contra los nazis:

“Sabotaje en las industrias de armamentos y de importancia bélica; sabotaje a todas las asambleas, manifestaciones, celebraciones y organizaciones promovidas por el partido nacionalsocialista…Sabotaje en todos los campos científicos y espirituales que abogan por la continuación de la guerra actual…Sabotaje a todas las manifestaciones culturales que pueden elevar la “consideración” de los fascistas en el pueblo…Sabotaje a toda empresa periodística, a todo periódico pagado por el “gobierno” que luche por la difusión de la mentira parda…”.

guillotina
la guillotina de la prisión de Stadelheim (Munich), que cortó más de 1000 cabezas.

Los nazis no podía permitirse ni siquiera una chinita en el zapato, como eran los valerosos jóvenes de la Rosa Blanca y ordenaron a su principal brazo represor, su policía política, la Gestapo, a que actuase. Así el 22 de febrero de 1943, los hermanos Hans y Sophie Scholl y su compañero Christoph Probst fueron ejecutados en la guillotina en la prisión de Stadelheim (Munich), después de un proceso sumarísimo instruido por el Tribunal del Pueblo, en el que fueron sentenciados a muerte por alta traición. Poco tiempo después, fueron condenados a muerte el inspirador intelectual del movimiento, el profesor Huber y dos estudiantes más. Los hermanos Scholl eran miembros de las Juventudes Católicas alemanas.Sophie estudiaba Filosofía y su hermano, Medicina.

La guillotina fue uno de los métodos de ejecución empleados por los nazis para ajusticiar a los resistentes de su propio pueblo e imponer su reinado de terror. Se calcula que con ella fueron ejecutadas unas 16.000 personas. Sólo el verdugo Reichhardt ejecutó a más de 3.000 personas mediante este procedimiento. Reichhardt tuvo que modificar su instrumento de trabajo para cumplir con más eficacia su triste misión, pues la tarea se le acumulaba. Para ello quitó el tablero basculante en el que se ajustaban los reos sujetos con correas, y en adelante ató por los brazos al condenado, con lo que ganaba un tiempo precioso en cada ejecución.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar una opinión