Hitler echa balones fuera en sus últimos momentos

publicado en: Personajes | 0
testamento-personal-1945 Hitler
El testamento personal de Hitler de finales de abril de 1945

Poco antes de suicidarse en su búnker berlinés, Hitler redactó su testamento. Dejó incluso la lista del nuevo gobierno del Reich (que lo único que podía hacer era firmar la rendición incondicional ante los aliados), y llamando a la Wehrmacht y al pueblo alemán a que fuesen fieles al nuevo gobierno. A éste le confiaba un mensaje que se debería transmitir a las generaciones futuras, en el sentido de continuar la labor del estado nacionalsocialista (sic) durante los siglos venideros. La verdad es que el testamento del Führer es bastante desconcertante, aunque el testimonio más alucinante que dejó fue gritar al mundo su inocencia ante la brutal guerra que él había desencadenado y culpar, una vez más, a los judíos de todo el fregado. ¡Qué manera de tirar balones fuera poco antes de suicidarse porque no quería caer prisionero de los soviéticos, a los que consideraba miembros de una raza inferior! Además de bolcheviques, tan denostados por el Führer desde su juventud más temprana. Con estas frases de descolgaba Hitler horas antes de suicidarse junto a Eva Braun, con la que acababa de casarse:

“No es cierto que yo, ni nadie en Alemania, haya querido la guerra en 1939. La han querido y la han atizado exclusivamente los estadistas internacionales de origen judío o que trabajaban para los intereses judíos…Pasarán siglos, pero de las ruinas de nuestras ciudades y de nuestros monumentos se renovará continuamente el odio contra el pueblo responsable, el pueblo al que, en definitiva, debemos todo esto: el judaísmo internacional y sus encubridores”.

Testamento de Adolf Hitler.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *