Goering y su carácter

publicado en: Personajes | 0

hermann-goering-carbon-reducidoComo es sabido el “Putsch” o golpe de estado que dieron los nazis el 9 de noviembre del 23, fue un total fracaso y acabó con algunos dirigentes nazis, en la carcel. Entre ellos Hitler, acompañado por Hess.

A Goering le ocurrió algo menos conocido. Se produjo un tiroteo con la Policía a la orilla del río Isar. Allí recibió dos tiros en el bajo vientre. Durante las primeras horas y mientras estaba malherido, una familia judía, los Ballin, le dieron asilo, mientras llegaban los refuerzos SA. Estos le trasladaron a la frontera austriaca. Allí fue atendido salvando la vida.Veinte años más tarde, la familia Ballin salvó, igualmente, la vida gracias a aquel rasgo de generosidad que tuvieron en ese momento.

Goering tenia una orden de detención que le prohibía volver a Alemania y le obligó a un destierro de más de cuatro años, por Austria y Suecia. Este contratiempo unido a que sus heridas, tardíamente curadas, habían dejado en su carne huellas profundas y un carácter inestable. Durante dos años abusó de la morfina, terminando completamente intoxicado. Tuvo trastornos mentales, llegando a ser peligroso. Al final hubo  que ingresarle en varios psiquiátricos.El médico Lundberg dijo que tenía un temperamento histérico, una doble personalidad. Lo mismo era presa de accesos de sentimentalismo llorón, que de momentos de euforia triunfalista.

Sin embargo, Hay que reconocer, que supo estar en la cúspide del dominio nazi, y esto es todo un alarde de habilidad. No solo por lo cambiante que era el Fürher, si no por la lucha continua que había entre los gerifaltes de la cúpula nacional-socialista.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *