Aristides de Sousa Mendes

publicado en: Personajes | 0

En la primavera de 1940 cuando los nazis invadieron Francia desde el norte. Gran parte de la población judía intentó huir del país por el sur. Para poder cruzar la frontera necesitaban visados de España y Portugal. Decenas de miles de judíos junto con otros muchos refugiados cercaron el consulado portugués de Burdeos, en un intento desesperado de conseguir el pedazo de papel que le salvara la vida. El gobierno portugués prohibió a sus cónsules en Francia que emitieran visados sin aprobación previa del ministerio de Asuntos Exteriores, pero el cónsul Arístides, decidió no hacer caso de la orden, con lo que lanzó por la borda una carrera diplomática de 30 años.

Durante 10 días y 10 noches apenas durmió, emitiendo visados y sellando pedazos de papel, Sousa Mendes expidió miles de visados antes de caer rendido por el agotamiento. El gobierno portugués, que no tenía deseo alguno de aceptar ni uno solo de estos refugiados, envió agentes para que escoltaran al desobediente cónsul de regreso a casa, que fue expulsado del ministerio.

Pero los funcionarios, a quienes les importaba poco los aprietos de los seres humanos, tenían sin embargo un profundo respeto por los documentos, y los visados fueron respetados por los burócratas franceses, españoles y portugueses. Así 30.000 personas pudieron escapar.

Arístides armado con poco más que un sello de goma, fue responsable de la mayor operación de rescate efectuada por un solo individuo durante este periodo. (Frc.Homo Deus)

Print Friendly, PDF & Email

Dejar una opinión