Else Feldmann (1884-1942)

Else Feldmann

Else Feldmann nació en el seno de una humilde familia judía de Viena, donde creció junto a sus seis hermanos. Su padre se quedó sin trabajo y Else abandonó sus estudios de maestra para aportar a la raquítica economía familiar con el mísero sueldo que cobraba como operaria en una fábrica. Desde 1911 publicó en la prensa vienesa relatos naturalistas y artículos y reportajes colmados de crítica social. En 1916 estrenó un drama ambientado en un gueto judío, llamado premonitoriamente El grito que nadie oye, con escaso éxito. Después de la Gran Guerra trabajó como responsable de programas de resocialización en un reformatorio juvenil. En 1921 salió a la luz su novela Löwenzahn, basada en su vida en un barrio proletario. Poco después, junto al filósofo Otto Neurath y el psicoterapeuta Alfred Adler, fundó la asociación pacifista Clarté. Estuvo muy involucrada en los círculos literarios vieneses y continuó publicando artículos de temática social en prensa. Entre los temas abordados por Else destacan la pobreza y discriminación del proletariado judío, la delincuencia juvenil o las precarias condiciones de vida en orfanatos y prostíbulos. En 1924 se incorporó a la redacción del órgano de prensa del Partido Socialdemócrata de Austria, el Arbeiter Zeitung. En esta revista publicó en capítulos su obra más célebre, El vientre materno (1924), una novela expresionista ambientada en los bajos fondos vieneses, que tan bien conocía. El triunfo del austrofascismo sobre la socialdemocracia en 1934 hizo que se cerrasen las publicaciones para las que Else escribía y las instituciones en las que participaba, como la Asociación de Escritores Socialistas. Pero las cosas fueron a peor cuando Alemania se anexionó Austria en 1938, pues la escritora tuvo que abandonar la vivienda que compartía con su familia en deplorables condiciones, pues su madre y hermana se encontraban ambas enfermas. Los nazis incluyeron su obra en el índice de «escritos perniciosos e indeseables». Else Feldmann lo tenía todo para ser represaliada por el régimen nazi: intelectual, mujer y judía. Así, en 1942 fue detenida por la Gestapo e internada en el campo de extermino de Sobibor, entre Polonia y Ucrania, donde fue asesinada ese mismo año. Ningún miembro de su familia sobrevivió a la guerra y gran parte de su obra literaria continúa hoy día desaparecida. Una víctima más del Holocausto nazi.

A pesar del olvido que cayó sobre ella, Else Feldmann fue una de las grandes personalidades intelectuales de la «Viena roja» de entreguerras.

Ernst Bloch (1885-1977)

Ernst BlochErnst Bloch era hijo de una familia burguesa judía. Estudió Filosofía, Música, Física y Filología alemana en Munich, doctorándose en la Universidad de Würzburgo. Entre 1908 y 1914 fue profesor particular y publicó artículos en periódicos de Berlín, Heidelberg y Munich. Pacifista reconocido y convencido, al estallar la Primera Guerra Mundial se exilió en Suiza junto con su mujer, la escultora Else von Stritzky. En 1918 salió a la luz un ensayo en el que Bloch discutía la teoría marxista de la utopía, una obra denominada precisamente El espíritu de la utopía. Al finalizar la contienda, volvió a Alemania y a sus quehaceres como escritor y periodista. Se instaló primero en Munich, pero se trasladó finalmente a Berlín, donde contactó con Walter Benjamin, Bertold Brecht, Kurt Weill y Theodor W. Adorno, con quienes hizo gran amistad. En los años siguientes su actividad en el campo  periodístico fue intensa, además de abordar numerosos ensayos filosóficos, relatos y aforismos. En 1933 el gobierno de Hitler le privó de la nacionalidad alemana, por ser judío. Bloch tuvo que volver a emigrar, de nuevo a Suiza, y posteriormente a París y Praga. Cuando las tropas alemanas entraron en Praga, Ernst Bloch tuvo que volver a marcharse, esta vez a EEUU, acompañado de su segunda esposa, la arquitecta polaca Karola Piotrkowska (Else había fallecido en 1921). Fundó en Nueva York la editorial Aurora, junto con otros exiliados alemanes como Alfred Döblin, Bertold Brecht, Lion Feuchtwanger y Heinrich Mann. Padeció problemas económicos, pero logró dedicarse en cuerpo y alma a su obra maestra, El principio esperanza, que vio la luz entre 1954 y 1958. En 1948 había ocupado la cátedra de Filosofía en la Universidad de Leipzig (República Democrática Alemana), pero fue represaliado por sus críticas a la invasión soviética de Hungría en 1956 y al régimen marxista de la Alemania del Este. En 1961, aprovechando una gira de conferencias en la Alemania occidental, no volvió a pisar la RDA. La Universidad de Tubinga (sur de Alemania) le ofreció una cátedra de Filosofía, en la que Bloch ocupó el resto de su vida dedicado a lo que más le gustaba: el estudio y la docencia. Falleció en 1977 en Tubinga.

Ernst Bloch fue un filósofo que intentó conciliar marxismo y humanismo, pero además fue un excelente y reconocido periodista. Escribió cientos de artículos, para cuya redacción se basaba en la contemplación de las cosas más intrascendentes para elaborar a partir de ellas fábulas.